Limpieza industrial por ultrasonidos y desengrase

Los sistemas de Limpieza por Ultrasonidos se basan en ondas sónicas de alta frecuencia, que se transmiten a través de un líquido en el que se sumerge la pieza a limpiar. El tratamiento dura entre 10 y 45 minutos, y no necesita la presencia del operario.

Las ondas de Ultrasonidos producen Cavitación, fenómeno por el cual millones de pequeñas burbujas de aire se generan en el líquido y son comprimidas hasta que implosionan, lanzando grandes cantidades de energía. Esta energía impacta en la suciedad, grasa o carbonilla adherida sobre la superficie de los objetos a limpiar, eliminándolas sin dañar la pieza.

El resultado es un micro-cepillado que limpia las piezas tratadas. Cómo las burbujas de aire tienen un tamaño menor a 1µm, penetran en cada orificio por pequeño que sea. Por ello, la Limpieza por Ultrasonidos el mejor sistema para componentes de alta complejidad en cualquier tipo de material (fundición, acero, aluminio, cobre, bronce, titanio, bronce, algunos plásticos y cauchos, …).

Parámetros de Proceso

El proceso de Limpieza por Ultrasonidos requiere un diseño específico para cada aplicación, para conseguir un buen rendimiento y una limpieza total. Para ello se utilizan diferentes combinaciones de Temperatura, Frecuencia y Aditivos Químicos. Nuestro Laboratorio determina en cada caso los mejores parámetros de proceso:

Temperatura: Los incrementos de temperatura (80-90ºC) en un medio líquido aumentan la presión de vapor y facilitan la formación de burbujas (cavitación). De esta manera se consigue mayor energía de limpieza.

Frecuencia: Determina el tamaño de las burbujas generadas durante la cavitación. Grandes niveles de suciedad requieren menores frecuencias, con mayor poder de desbaste. Las altas frecuencias se utilizan para aplicaciones de acabado o limpieza de elementos delicados (óptica, joyería)

Aditivos Químicos: Cada aplicación requiere un producto químico a medida y un nivel de concentración, basado en factores como la temperatura de trabajo, el tipo de suciedad, el tiempo de limpieza y el material de las piezas a tratar. Los ultrasonidos potencian el efecto limpiador de los agentes de limpieza, reduciendo su consumo.

Una adecuada selección de estos parámetros reduce de manera significativa el tiempo necesario para el proceso, que es la cuarta variable de todo proceso de Limpieza por Ultrasonidos.